julio y agosto del 2008

Promocionar al Taekwon-Do ITF como una verdadera Arte Marcial



El general Choi Hong Hi presentando su libro a senadores americanos

Durante dieciseis días el próximo mes, millones de personas alrededor del mundo tendrán su atención focalizada en los Juegos Olímpicos que se realizarán en Beijing (China). El Taekwon-Do WTF es un deporte olímpico y, en el contexto olímpico, es presentado como un deporte más. Pensando en las Olimpiadas comencé a considerar cómo el Taekwon-Do ITF puede identificarse como un verdadero arte marcial.

Si practicamos Taekwon-Do ITF simplemente como un deporte – focalizándonos en ganar medallas, dejando de lado el Do, y olvidándonos del espíritu tradicional de las artes marciales - ¿Podríamos afirmar que practicamos una verdadera arte marcial? ¡Por supuesto que no! Muchas artes marciales incluyen el “Do” en su nombre, pero no todas enseñan la filosofía que debería guiar a los verdaderos artistas marciales.

Members of ITF Taekwon-Do know that it is much more than a sport. Initially, our Founder General Choi Hong Hi promoted Taekwon-Do as a martial art in the South Korean army; the emphasis was on physical conditioning and combat skills. Later on, he realized that Taekwon-Do could be beneficial, without borders, to individuals of all ages and varying physical conditions. The ITF was created in 1966 for the purpose of spreading our art throughout the world.

Los miembros del Taekwon-Do ITF saben que es mucho más que un deporte. Inicialmente, nuestro Fundador, el General Choi Hong Hi, promocionó al Taekwon-Do en el ejército de Corea del Sur como un arte marcial; donde se enfatizaba la condición física y habilidades de combate. Más tarde, se dio cuenta que el Taekwon-Do podría ser benéfico, sin ningún límite a todos, sin importar edades o condición física. La ITF fue creada en 1966 con el propósito de difundir nuestra arte a todo el mundo.


La imagen pública de las Artes Marciales

¿Qué es la imagen pública de las artes marciales? ¿Qué piensa realmente la gente acerca de las artes marciales? ¿De dónde reciben información de estas? ¿La información que reciben es precisa? ¿Les atrae la imagen pública que tienen, o piensan que es algo que nunca podrían hacer?




Aunque el número de gente alrededor del mundo que practica artes marciales está aumentando, lamento decir que generalmente se forma una opinión acerca de las artes marciales por lo que se ve en las películas. De vez en cuando, se ven en televisión competencias de atletas de elite, pero las películas en el cine o en DVD tienen mayor impacto. Estas películas tienden a ser de acción, con énfasis en movimientos espectaculares, o comedias donde los artistas marciales son presentados como torpes tontos o héroes no reales.

En algunas artes marciales, el entrenamiento “duro” es muy importante. Creen que es la única manera de convertirse en los mejores luchadores. Focalizando todo en las habilidades para el combate. ¡No es de extrañar que esas artes marciales no sean atractivas al público en general!

Por supuesto que hay algunas películas que presentan una visión más auténtica de las antiguas artes marciales. Un ejemple es El Tigre, y el Dragón, dirigida por Ang Lee, la cual tiene muchos premios, incluyendo un Premio de la Academia por mejor película extranjera.

Otra película que puedo recomendar es El Último Samurai. La historia es ficticia pero está basada en hechos que tomaron lugar durante el Siglo XIX en Japón. Tom Cruise representa a un soldado Americano que se involucra con los samurái Japoneses y gradualmente va aprendiendo y apreciando su código de conducta y se estilo de vida.

Cada una de estas películas enfoca con respeto al espíritu de las antiguas artes marciales ayudándonos a entender la fundación filosófica de las mismas y el código de conducta delimitado por estas. Quizás mirando estas películas lo incentivemos a leer e investigar más para poder enriquecer su conocimiento y entendimiento acerca de este intrigante e impresionante mundo.


La realidad

Los miembros de la ITF saben que el Taekwon-Do ofrece beneficios para:

  • Aquellos que estén interesados en competir pueden encontrar la posibilidad de participar en competencias de todo nivel.
  • Aquellos que quieran mantener su condición física se darán cuanta rápidamente que el entrenamiento de Taekwon-Do es muy completo; su condición aumentará rápidamente.
  • Aquellos cuya meta es la defensa personal aprenderán técnicas efectivas.
  • Estar físicamente activo beneficia a todos, además de aumentar la confianza de cada uno.

Aprender acerca del Do y como aplicarlo en nuestras vidas nos equipa con una sólida guía moral basada en valores universales. La imagen pública de las artes marciales no está reflejada en la vida real de los practicantes del Taekwon-Do ITF. Estos llevan vidas normales. Van a la escuela, algunos tienen carreras profesionales. Le dedican tiempo al entrenamiento y/o a la enseñanza del Taekwon-Do. Muchos realizan una satisfactoria carrera en Taekwon-Do. Asumen sus responsabilidades familiares. Tienen una vida social activa y satisfactoria. Todos los aspectos de sus vidas se ven mejorados por la práctica y el estudio del Taekwon-Do además de la aplicación del Do en sus vidas.

¡Por supuesto que una vida “normal” no hace una historia mue excitante para una película, por lo que no creo que veamos esa realidad en la pantalla grande!

Esto significa que depende de cada uno de nosotros hacerle saber a la gente los beneficios de la práctica de Taekwon-Do. Viviendo según el modo de vida del Taekwon-Do y siendo un ciudadano productivo se puede llegar a ser un vívido ejemplo del verdadero artista marcial.


La Historia del Artista Marcial

Es imposible puntualizar exactamente cuando y donde se desarrollaron las primeras artes marciales. Sabemos que muchos individuos de civilizaciones antiguas utilizaban la defensa personal, con y sin armas, tanto para la caza como para la pesca. El desarrollo del sistema de combate se cree que se originó en Asia muchos siglos atrás.

El desarrollo de las artes marciales fue fuertemente influenciado por filosofías orientales, tales como aquellas de Confucio, Lao Tzu, y Buddhism. La meta de estos antiguos artistas marciales era vivir según ciertos principios y lograr una armonía con la naturaleza.

El templo Shaolin de Kung Fu, en la provincia de Henan, se hizo legendario por ser el lugar de nacimiento de las antiguas artes marciales Chinas, dirigidas por Bodhidharma, un monje que vivió en el Siglo V. Este mediante su filosofía, fue una influencia muy importante en el desarrollo de las artes marciales orientales; enseñaba que el entrenamiento físico, intelectual y espiritual eran necesarios para poder lograr sabiduría e iluminación .


Monjes practicando en el templo Shaloin

Las artes marciales se desarrollaron en países orientales con reglamentadores autocráticos. Estos necesitaban gente con habilidades para las artes marciales para ser protegidos, de la misma manera que necesitaban de los mandarines para que llevaran a cabo la administración del país. Muchos artistas marciales encontraron trabajo como guerreros o guarda espaldas para los ricos y poderosos. Muchos eran hombres honorables, pero otros tantos utilizaron mal su entrenamiento como artistas marciales convirtiéndose en ladrones y/o bandidos.


Bodhidharma.


Caballero Hwa Rang

En la primera mitad del Siglo XX, las artes marciales eran utilizadas primordialmente como método de entrenamiento para el combate para aquellos que se encontraban en la milicia real o por grupos paramilitares como las fuerzas policiales.

El General Choi creó al Taekwon-Do combinando todo su conocimiento de Taekyon y Karate Shotokan en un nuevo sistema de combate utilizando pies y manos (las armas naturales del hombre). Desarrollo nuevas teorías y métodos de entrenamiento basados en su entrenamiento militar y en su investigación científica. Sin embargo, el General Choi estaba determinado que su nueva arte marcial tendría una fundación sólida: una filosofía basada en sus estudios acerca de los antiguos filósofos orientales e influenciada por las artes marciales ya existentes.

Una influencia muy importante en el desarrollo de la filosofía del Taekwon-Do fue el Hwa Rang Do. En Coreano este nombre significa “El camino de la Floreciente Humanidad”. Este antiguo grupo Coreano de guerreros es legendario por su Código de Conducta el cual expresa el verdadero espíritu de las artes marciales. El grupo Hwa Rang Do requiere que sus miembros sean humildes y honorables.

Continuando con el espíritu de aquellos antiguos filósofos, tanto el juramento del estudiante como los principios que nuestro Fundador desarrollo han sido utilizados como marco para el desarrollo de nuestro concepto para el programa de Enseñanza del Do en la ITF.


El Artista Marcial del Siglo XXI

¿Cómo podemos reconocer un verdadero artista marcial? Un artista marcial verdadero:

  • muestra respeto por la verdad,
  • muestra respeto por su maestro,
  • vive su vida según fuertes principios morales.

Mostrar respeto por la verdad significa demostrar integridad.

Aquellos que demuestran respeto por la verdad se ganan el respeto y confianza de los que los rodean. ¡Qué bueno poder contar con una persona así por consejos o ayuda!

Ser sincero y digno de confianza también llevará a la paz interior. Después de todo, si siempre se dice la verdad no se necesita estar preocupado por ser atrapado en las mentiras. Si mantienen sus compromisos serán confiables. ¡Cultivaran buenas relaciones con los demás y vivirán en armonía!

Mostrar respeto por su maestro significa ser agradecido y leal a su instructor

En la tradición de las artes marciales, le debemos respeto y lealtad a nuestros maestros, porque ellos han compartido su conocimiento con nosotros y nos han ayudado a progresar como artistas marciales. Un verdadero artista marcial reconoce la importancia de esta tradición

En un principio, el respeto se aprende por la aplicación de las reglas de protocolo, y la verdadera atmosfera marcial que puede desarrollarse dentro del dojang se debe a la introducción de rituales tradicionales.

De todas formas, el respeto entre el maestro y el estudiante debe ser mutuo. Bajo ninguna circunstancia el maestro debe tomar ventaja de la lealtad de sus estudiantes para provecho personal.




Es importante tener conciencia que el respeto no significa obediencia ciega. Mientras el estudiante gana en experiencia y conocimiento, y trata de vivir su vida según principios morales, comenzará naturalmente a comparar sus acciones y las de aquellos alrededor con los principios del Do. Si al estudiante le resulta obvio que su maestro ha fallado en la aplicación de estos en alguna situación, el estudiante no está obligado a obedecer a su maestro y tiene el derecho de decirlo, mientras lo haga con respeto. Si la respuesta del maestro no es satisfactoria, el estudiante quizás sienta necesario llevar su cuestionamiento a niveles superiores de la ITF.

Estoy contento de poder decir que la mayoría de los maestros de la ITF entienden la importancia de su papel como instructores y guías de sus estudiantes. Tratan de aplicar el Do en sus vidas. Enseñan a sus estudiantes a no hacer el mal sino el bien. Practican la justicia, dándose cuenta de que los llevará a tener buena relación con sus alumnos. Además siempre dan un buen ejemplo.

Vivir según fuertes principios morales significa saber la diferencia entre lo correcto de lo incorrecto. Significa elegir hacer siempre lo correcto, hasta cuando no es sencillo

Un verdadero artista marcial utiliza sus habilidades para defenderse y para ayudar a otros, hasta pone su vida en peligro para seguir sus principios, basados en el sistema de valores de las artes marciales.

Un verdadero artista marcial es modesto. No utiliza sus habilidades para “mostrarse” e impresionar a otros. Siempre ejercita el autocontrol y nunca es agresivo o violento.

Su conciencia altamente desarrollada lo lleva a utilizar sus recursos para pelear contra la injusticia.

Trabaja para crear un mundo mejor con justicia y paz.

Podrá acordarse un Mensajes del Presidente acerca de este tema, el Mensaje del Presidente de Marzo-Abril del 2005. Si desea consultarlo, haga click aquí.


En el Siglo XXI

Estamos viviendo los principios del Siglo XXI, y el mundo ha cambiado mucho desde el desarrollo de las artes marciales, tantos siglos atrás, como también desde que el General Choi comenzó el desarrollo del sistema Taekwon-Do ITF en 1945. Lo que no ha cambiado, y debería ser reconocido como fundamental, es la necesidad por la correcta organización estructural y los niveles altos de las artes marciales.

La misión de la ITF es promover al Taekwon-Do como una verdadera arte marcial y que este a disposición de todos alrededor del mundo.

La ITF es la organización de un arte marcial, no la de un deporte. Esto se torna obvio cuando se lee un documento oficial de la ITF tal como la Constitución o las Regulaciones Internas o mismo cuando se atiende a alguna de las actividades de la ITF. La estructura y las operaciones de la ITF son democráticas pero el espíritu de la organización se refleja en los valores tradicionales de las artes marciales.

Haga click aquí para leer artículos relevantes en nuestros documentos legales.

Nota: Para facilitar la verdadera y completa enseñanza de la ITF como arte marcial, una de las prioridades principales de la ITF para los próximos años es el desarrollo del Código Ético de la ITF


En conclusión…

Las artes marciales han existido durante los siglos porque cumplen con las necesidades humanas básicas. Ahora son más populares que nunca porque pueden satisfacer las necesidades de las personas que viven en el Siglo XXI.

Es importante aprender ser un verdadero artista marcial en cuerpo y espíritu, no solo en apariencia.

¿Está aprendiendo a ser un verdadero artista marcial? ¡Conviértalo en su meta!

Los aliento a continuar estudiando y entrenando para que ustedes también se conviertan en un verdadero artista marcial y consigan todos los beneficios de la práctica del Taekwon-Do ITF, una verdadera arte marcial.

Creo firmemente que nuestra ITF puede transformarse en una importante organización, si probamos que podemos y queremos enseñar nuestra noble arte en cooperación con los sectores existentes de salud y educación.

Como miembro de la ITF estarán cumpliendo con la promesa de “construir un mundo mejor” trabajando para la sociedad en la que vive. Y se convertirán en verdaderos artistas marciales.


Maestro Trân, Triêu Quân

Presidente de la ITF
California, EE.UU – 2 de Julio del 2008

Author:
Date: 2011-06-12 15:01:45
Times it has been read:: 2247
  • Usuarios